miércoles, 3 de octubre de 2012

[Sexear] Tocar o tocar: prevenir el cáncer de mama


¿Sabías que hay mujeres menores de 30 años que viven con cáncer de mama? El cáncer de mama (CaMa) se ha mantenido durante más de diez años entre la primera y la segunda causa de muerte de mujeres mexicanas mayores de 25 años y, a pesar de ser una de las enfermedades más frecuentes en la mujer, lleva consigo muchos tabús. 

Lo primero es dejar claro que un diagnóstico de cáncer no es sinónimo de “me voy a morir”. Lo segundo que no sólo les pasa a las mujeres, aunque el número es mínimo, también llega se a detectar en hombres. Lo más importante es detectarlo a tiempo, detectarlo tempranamente. Lo más importante es conocer nuestros cuerpos, conocer el de sus parejas.

Aunque número de mujeres que desarrolla CaMa antes de los 40 años es bajo, debemos acostumbrarnos a prevenirlo desde los 20 años. Para ello existen diferentes herramientas: revisión que cada mujer debe hacer mensualmente (aunque revisarse en cualquier etapa del mes es útil); revisión por parte del médico o enfermera capacitada; ecografía de la mama (comúnmente conocido como ultrasonido) y/o la mastografía (estudio de radiología para detectar el cáncer de mama).

Sobre la mastografía, en pocas palabras, es el estudio radiológico, rayos X, para la detección del cáncer de mama. Generalmente se utiliza en mujeres mayores de 40 años, dependiendo de las características de cada mujer. Las últimas tecnologías que la acompañan son: la utilización de la tomosíntesis, una técnica que permite observar 50 planos de la mama y la resonancia magnética. Aclaro que las mastografías NO causan cáncer de tiroides, es un mito que sólo retrasa los diagnósticos oportunos.

El año pasado se modificó, en México, la norma oficial mexicana (NOM 041) que indica la edad recomendada, por los servicios sanitarios, para realizar mastografías. Ahora deben realizarse a partir de los 40 años de edad. El cambio se debió a la incidencia (número de casos nuevos de una enfermedad en una población determinada y en un periodo determinado) del CaMa en mujeres jóvenes. Una de las principales impulsoras fue la Dra. Felicia Knaul, Secretaria Ejecutiva de la asociación ‘Tómatelo a Pecho’ y Directora del HGEI de la Universidad de Harvard, a quien le detectaron CaMa a los 40 años de edad.

El ultrasonido mamario se realiza generalmente como complemento a la mastografía, en mujeres embarazadas o amamantando y en mujeres menores de 40 años. Se realiza cuando la autoexploración no nos permite hacernos una idea clara del estado de salud del seno (ej. Porque la mama es muy densa) o cuando se requiere realizar un estudio más amplio.

Hablando de mujeres menores de 30 años tenemos dos diferentes recomendaciones:

Todas las mujeres con más de 20 años debemos revisar nuestros senos cada mes. Todas, todos los meses. Hay guías que lo recomiendan desde la primera menstruación, como el “Manual de exploración clínica de mamas” de la Secretaría de Salud. Cada mes unos días después de tener la regla (entre el 7 y el 10) debemos autoexplorarnos (nombre técnico para revisar nuestros senos). Existen muchas guías de cómo realizar una autoexploración en la red, pero básicamente debemos realizar lo siguiente:

Dos posiciones: acostadas con un brazo detrás de la nuca y de pie frente al espejo, también con el brazo detrás de la nuca; con el brazo izquierdo se revisa el seno derecho y viceversa, tocamos en círculos, como un espiral, toda el área del seno, presionando levemente en búsqueda de “bolitas”, también debemos revisar la zona de las axilas.

Al principio será complicado, pero la idea es que vayas conociendo tu cuerpo para encontrar posibles cambios, hundimientos, enrojecimientos, crecimientos, cualquier cosa que no haya estado ahí antes.

Si tienes 25 años o más, además de autoexplorarte, debes acudir a revisión médica cada año. El médico, o personal capacitado, hará una revisión similar a la autoexploración, generalmente con la presencia de una enfermera.

Aunque a veces es difícil para algunas mujeres conocer sus propios cuerpos o acudir al médico a revisión debemos estar conscientes de que es por nuestra salud y que el médico (hombre o mujer) es un profesional. Si tienes dudas siempre pregunta, por más sencillo que sea; si te sientes incómoda hazlo saber, nunca te quedes callada; si no te convencen los resultados acude a otro médico o servicio de salud. Recuerda que la consulta es confidencial.

El cáncer de mama tiene muchas más probabilidades de sobrevivencia entre más pronto se detecte. Las recomendaciones para evitar ésta y otras enfermedades son: hacer al menos 120 minutos de ejercicio a la semana; comer menos grasa, tomar más agua; y comer frutas y verduras todos los días. 

Otros puntos que debes considerar es que existen factores de riesgo como tener antecedentes en tu familia. Estos antecedentes son en línea directa: mamá, papá o abuela, por ejemplo. También tomar en cuenta que entre más edad hay más probabilidad de tener CaMa. Las mujeres sin hijos o que no han amamantado y son mayores de 30 años, las que tienen obesidad, o  las que consumen mucho alcohol también tienen mayor riesgo.

Recuerda tener un factor de riesgo no significa que necesariamente vayas a tener la enfermedad, pero sí que debes cambiar tus hábitos o que debes poner mayor atención a los cambios de tu cuerpo.

¿A qué me refiero con todo lo anterior? A prevenir. La realidad es que sí pasa. La realidad es que podemos hacer mucho para que no pase.

Nota:


*Realizado orginalmente para Djovenes.org

2 comentarios:

  1. Hagamos frente común y a prevenir mujeres.

    ResponderEliminar
  2. Todas debemos estar enteradas :)

    ResponderEliminar

Comenta aquí: